Yacos: obtención del certificado para especies CITES 1
18 diciembre, 2017
Show all

Quedadas de conejos: Pros y contras

Conejos disfrutando de la hierba al aire libre

Quedadas de conejos: Pros y Contras

Las quedadas de conejos están de moda. Los propietarios se juntan para disfrutar al aire libre con sus pequeños y compartir experiencias con otros propietarios. Sin duda puede ser una experiencia divertida y enriquecedora que tiene sus beneficios, pero es una práctica no exenta de riesgos.

Beneficios:

Las quedadas buscan beneficios para los conejos y para las personas. Sin duda los propietarios obtenemos el beneficio de pasar un día al aire libre, de diversión de observar a nuestra mascota y otros conejos y de interactuar con otras personas con intereses comunes. El beneficio principal para los conejos sería exposición a la luz natural, enriquecimiento ambiental y el poder pastar libremente. No obstante, no todos los conejos disfrutarán por igual. Algunos animales son tranquilos, podríamos decir incluso pachones, mientras que otros pueden llegar a sufrir verdadero pánico por verse fuera de su ambiente (ver más abajo).

El beneficio que se señala a veces de que los conejos disfrutan por interactuar con otros conejos es bastante dudoso. Los conejos son animales gregarios y les gusta vivir en grupo, pero lo cierto es que SÓLO les gustan los conejos de SU grupo. Normalmente protegen su territorio frente a conejos intrusos violentamente. En las quedadas todos los conejos están fuera de su territorio, todos se sienten extraños por lo que no suelen pelearse. Pero ¿lo disfrutan realmente? Ojalá nos lo contaran y nos sacaran de dudas, pero hasta que esto ocurra, nuestra opinión es que en realidad no lo pasan bien.

Riesgos:

  1. Estrés. Los conejos son animales delicados psicológicamente. Pasan miedo con mucha facilidad cuando están en un entorno desconocido y se ven rodeados de extraños. En realidad es fácil de entender si uno piensa en la evolución de su especie que tiene muchos enemigos naturales que depredan sobre ellos. Un conejo en un sitio desconocido, rodeado de desconocidos (a los que ve como predadores potenciales) puede entrar en pánico. Si acudes a una quedada, no saques al conejo del transportín, déjalo abierto y que él mismo se asome y decida si quiere salir. Obsérvalo y asegúrate de que él también lo está pasando bien. Signos como inmovilidad, ojos muy abiertos con orejas erguidas todo el tiempo, intentos reiterados de volver al transportín o esconderse en otro lugar son signos de miedo y malestar. Tampoco interactúes bruscamente ni toques a los conejos de otras personas a menos que ellos mismos se acerquen a ti.
  2. En casi todas las regiones de España hay conejos silvestres que actúan como portadores de enfermedades. En Madrid en particular, los conejos silvestres, conejos domésticos perdidos o abandonados y los híbridos entre ambos habitan gran parte de los parques dentro de la ciudad. Te sorprendería descubrir que incluso en pequeñas plazas pueden habitar conejos que pasan el día escondidos, pero pueden verse de noche. Lugares como El Retiro, El Parque del Oeste, La Casa de Campo, El Pardo e incluso la Plaza de Olavide, pueden albergar conejos silvestres o asilvestrados. Estos animales son el principal reservorio de enfermedades infectocontagiosas y parasitarias transmisibles a nuestros conejos mascota. El contacto con sus heces y orina supone la principal fuente de contagio para los conejos mascota que pasan tiempo al aire libre. Por último, algunos conejos mascota que acuden a las quedadas podrían estar enfermos o parasitados sin que sus dueños sean conscientes de ello.
  • Riesgo de contagio de enfermedades víricas. Sin duda es el peligro más grave. Las más peligrosas son la mixomatosis y la enfermedad vírica hemorrágica con sus variantes 1 y 2. Las tres enfermedades son muy contagiosas y mortales en la mayoría de los casos. Se transmiten por contacto directo entre animales, por contacto con heces y orina de animales enfermos y también por insectos (tanto los que pican como las moscas comunes). Existen las vacunas contra las tres, pero, como cualquier vacuna, pueden no ser protectoras al 100%
  • Riesgo de contagio de enfermedades bacterianas y por otros microorganismos. Los conejos que pasean por el suelo pueden estar expuestos a algunas bacterias como Pasteurella sp., Bordetella sp. o Pseudomonas sp. y otros microorganismos como Mycoplasma sp. o Chlamydia sp. Estos microorganismos son transmitidos por conejos y roedores silvestres.
  • Riesgo de transmisión de parásitos digestivos. Los parásitos digestivos como los coccidios y los gusanos cestodos o nematodos son también transmitidos por conejos silvestres. Algunos conejos mascota, sin que sus dueños lo sepan, pueden ser portadores asintomáticos de estos bichos potencialmente peligrosos. Un tipo de coccidio que parasita el hígado (Eimeria stiedae) es particularmente dañino y peligroso pudiendo causar daño hepático grave.
  • Riesgo de transmisión de Encephalitozoon cuniculi. Se trata de un parásito microscópico eliminado en orina de conejos y roedores silvestres. Este parásito puede pasar inadvertido durante meses, pero también es capaz de causar enfermedades graves de riñones y cerebro. El control periódico de presencia en sangre de anticuerpos contra este parásito es la mejor herramienta de diagnóstico.
  1. Accidentes con otros animales. Es raro que dos conejos se peleen durante la quedada. Al verse fuera de su ambiente, no suelen mostrarse agresivos. Pero puede haber riesgo de lesiones por la presencia de otros animales en el parque, principalmente los perros que pueden herir a un conejo atacando o intentando jugar con él. Aunque tengamos a los animales vigilados, recordad que tanto los perros como los conejos son mucho más rápidos que nosotros y no siempre vamos a poder reaccionar a tiempo.
  2. Por último, un susto puede desencadenar una reacción de huida descontrolada si la zona de la quedada no está debidamente acotada. Huelga decir que perseguir a un conejo a pleno galope en espacio abierto es tarea imposible para un humano. La identificación mediante microchip es la mejor herramienta para recuperar un animal perdido y es además obligatoria en muchas comunidades autónomas como Madrid.

Por todo ello, como veterinarios especialistas en animales exóticos, sin pronunciarnos radicalmente en contra de las quedadas de conejos, os recomendamos sopesar los riesgos y beneficios cuidadosamente. Si decidís acudir a una quedada, es importante seguir una serie de precauciones indispensables:

  • Todos los conejos que acuden a las quedadas deben llevar sus tres vacunas perfectamente actualizadas: contra mixomatosis, contra enfermedad vírica hemorrágica variante 1 y contra enfermedad vírica hemorrágica variante 2.
  • Los conejos que acuden a quedadas deben ser desparasitados regularmente cada 3 meses
  • Los conejos que acuden a las quedadas necesitan un control serológico de anticuerpos contra Encephalitozoon cuniculi al menos cada 6 meses.
  • Todos los conejos que acuden a las quedadas están debidamente identificados mediante microchip (Obligatorio en la Comunidad de Madrid)
  • Los animales jóvenes (en edad prepuber) no deberían entrar en contacto con otros animales bajo ningún concepto (aunque estén vacunados). A esta edad son mucho más susceptibles con contraer infecciones. Puedes llevarlo en el transportín para que se acostumbre al desplazamiento y vea el sitio de la quedada, pero no lo saques del mismo.
  • Considera otras alternativas como adoptar un compañero para tu mascota si crees que puede sentirse solo; pasar más tiempo con él y darle enriquecimiento ambiental en casa.

Si te quedan dudas, estamos a tu disposición en el 91.445.43.05

 

Comments are closed.